Buén reportaje sobre la frontera

20 11 2009

En este reportaje, hecho por NAPA TV, podemos ver un poco de la importancia que la carretera puede traer en relación a solidificar los lazos entre dos paises, Brasil y Perú.





Expedición Interoceánica

2 11 2009

“El encuetro de los pueblos”

Brasilia – Cuzco – Matarani – Ilo – Lima

27 de diciembre de 2009 – 07 de febrero de 2010

Expedicao Interoceânica

PRESENTACIÓN

Después de cinco años de obras (2005 a 2010), una de las mayores construcciones de la  ingeniería Suramericana, deberá estar concluida. Se trata de la Carretera Interoceánica, un pasaje vial de 2,600 kilómetros que posibilitará acceso brasileño a los puertos peruanos en el Océano Pacífico, creando un nuevo canal para las exportaciones y también para el turismo de los países, bien como promoviendo la integración y abriendo espacio para el desarrollo económico de la región sur del Perú, considerada una de las más pobres de este país.

JUSTIFICACIÓN

La Carretera Interoceánica, teóricamente, permitirá al Brasil transportar sus productos de las regiones Norte y Centro-Oeste hasta los puertos como los de Ilo, Matarani y San Juan, más próximos a los mercados de los países asiáticos, disminuyendo así, los costos en la colocación de estos productos en el mercado internacional.

El término de la carretera viene generando muchas expectativas en lo que se refiere al cumplimiento de tales objetivos, pues se espera que la carretera abra un nuevo canal de distribución de granos como la soya, además de la carne bovina y sirva de alternativa para la exportación de productos industrializados o in natura como la extracción de madera certificada y minerales, entre otros. Actualmente las exportações de esos productos son efectuadas atravéz de los puertos brasileños en Santos (San Paulo) y Paranaguá (Paraná).

Obra prioritaria de los gobiernos Brasileño y Peruano, la carretera con un costo total estimado en 1,8 mil millones de dólares, promete ser una alternativa a las empresas que estén dispuestas a establecerse futuramente a sus márgenes, generando empleo y renta para las ciudades cortadas por la carretera, además de aumentar el flujo de turistas en estas regiones remotas, que ofrecen la exuberancia de la floresta amazónica y reservas naturales de rica biodiversidad y también los misterios de la Cordillera de los Andes con altitudes encima de los 4 mil metros.

Los 2.600 kilómetros de la carretera Interoceânica conectan la ciudad de Rio Branco, capital de Acre, a los puertos peruanos de Ilo, Matarani y San Juan. La parte brasileña de la obra, con casi 350 kilómetros, está pronta desde 2002. Ya el trecho más largo, con cerca de 1 mil kilómetros, comienza en Iñapari (Assis Brasil en la parte brasileña), y frontera entre los dos países, pasa por Puerto Maldonado y Puente Inambari, donde se divide en dos trechos. Uno de ellos sigue hasta Urcos, cerca de Cuzco, y posteriormente se conecta a la red vial peruana hasta Juliaca. El otro trecho sigue de Iñambari directo para Juliaca y de allí se divide en dirección a los puertos de Matarani e Ilo.

Dos consorcios son los responsables por la obra internacional. La Odebrecht y sus socias peruanas llevan dos de los tres trechos licitados y serán responsables por 700 km de carretera. Ya el consorcio Intersur, que tiene a la Andrade Gutierrez, la Queiroz Galvão y la Camargo Correa, harán el otro trecho de 300 km.

Como cualquier tipo de desarrollo genera impacto, algunas cuestiones surgen en este contexto y la principal de estas es saber si esa mega obra,  además de crear posibilidades positivas en torno a la economía de las regiones, también producirán daños al medio ambiente y a los pueblos y grupos indígenas que habitan las localidades cortadas por la  carretera.

El Gobierno peruano cree que es posible tornar este impacto pequeño, y menciona que esta reservando dinero de un fondo para ayudar en estas cuestiones y también espera contar con el apoyo de los brasileños que ya tuvieron experiencias en la construcción de la carreta Transamazónica.